Nuevo bug de brillo de la última actualización de Windows 10

Por Lucía Díaz el Mié 17 Oct 2018


¿A alguien le sorprende descubrir un nuevo bug de brillo en la última actualización de Windows 10?

Twitter
Google +
Facebook

bug de brillo de la última actualización de Windows 10

La última versión del famoso SO de Microsoft para ordenadores está siendo una auténtica mosca cojonera con sus actualizaciones. Vuelve a quedar de manifiesto con el nuevo bug de brillo de la última actualización de Windows 10.

Microsoft y sus problemas al actualizar

Aunque la compañía supuso un cambio en el sector de la computación con su DOS, MS-DOS y posterior versión mejorada, Windows, lo cierto es que han sido muchas las versiones de este SO que han destacado por la cantidad de errores y problemas presentados, en ocasiones de serie y, en otras, con los updates.

Por ejemplo, Windows 98 estaba plagado de errores, los cuales no fueron evidentes para muchos usuarios, pero sí para Microsoft Corporation, que se apresuró en lanzar Windows 98 SE, el cual hacía una corrección de dichos errores a la vez que lo hacía más estable.

Mucho más sonado fue, en parte, por su repercusión, Windows XP que, a pesar de coronarse como el SO por excelencia, más extendido del globo, incluía tantos fallos de seguridad que cada día se daba con uno nuevo.

Windows 10 se vende por la compañía como una versión final de Windows, pasando de ser un mero sistema operativo para designarse como servicio. ¿Y esto qué implica? Pues un montón de “pequeñas” y periódicas actualizaciones para estar en la cresta de la ola, se supone. Si no va a haber u nuevo producto es necesario que este se mantenga actualizado para seguir siendo competente.

Así es como comienza el infierno de las actualizaciones de Windows 10 que todos estamos sufriendo. Eso por no mencionar lo largo que se hace cada lanzamiento.

bug de brillo de la última actualización de Windows 10

El primer golpe fuerte es la “obligación” de pasarte a este al formatear. Si no eres un poco ducho con ordenadores, Microsoft, por su cara bonita, te cuela el nuevo SO; mal comienzo que hace que, de base, el usuario desconfíe de este producto. El hecho de que te lo intenten meter con calzador dándote una licencia gratuita si ya dispones de Windows 8 tampoco ayuda. El descontento aumenta al saber que se detiene el soporte para Windows 7, el más aceptado de los SOs de la compañía, para el año 2020.

Después nos encontramos con que un martes de cada vez, en tu ordenador se descargarán, instalarán y borrarán datos de todo tipo en lo que se conoce como el Patch Tuesday, un conglomerado de updates que se agolpan, como la menstruación, ese día del mes, para hacernos sufrir durante unas cuantas horas.

Además, dos veces al año, en abril y en octubre, se hace otro envío tipo metralleta de los updates más importantes.

La de este mes, por ejemplo, se ha retirado porque el sistema comenzó a borrar archivos de los equipos de los usuarios. Además, dos de los parches muteaban el sonido.

Esto es lo oficial, pero vamos, nadie me llamará loca cuando afirmo que el sistema se actualiza cada dos por tres y conforme le sale de los huevos.

Desde hace meses, la compañía tiene trabajo acumulado (quizás tenga que ver el hecho de que se despidió a 3000 empleados), lo que hace que cada nueva actualización, más que una mejora, sea un suplicio.

La fiabilidad ha quedado en entredicho. Eso por no hablar de las incompatibilidades gráficas con videojuegos que nos obligaban a reiniciar el equipo y probar suerte,porque a veces ni así se solucionaba el problema. La puntilla se puso cuando nuestra privacidad se vio más vulnerada que con Facebook por culpa del tratamiento de los datos que Microsoft estaba haciendo.

También nos encontramos con que varias de esas actualizaciones, que ya nos habían endiñado a la fuerza, se han ido relanzando, pues se había encontrado en ells algo tan grave como la vulnerabilidad Spectre.

Bug de brillo de la última actualización de Windows 10

Y ahora un nuevo bug, esta vez relacionado con el brillo, que aparece con la última actualización del dichoso sistema operativo.

Se trata de un problema de la versión 1809 que hace que, tras un reinicio del equipo, el brillo descienda, quedándose en valores de 25% o incluso, en ocasiones, al 0%.

Y esto es algo que he podido comprobar yo misma esta mañana cuando, extrañada por la oscuridad de mi panel (a lo mejor se había bajado para ahorrar batería, lo bajé por error o vete tú a saber), he ido a subir el brillo, sorprendiéndome al ver que se encuentra al máximo. Y aquí estoy, que, según lo que haga, no veo un pijo, pero bueno.