SSD vs SSHD vs HDD: ¿Cuál es el mejor sistema de almacenamiento?

Por Lucía Díaz el Jue 9 Feb 2017


SSD vs SSHD vs HDD: ¿Qué tipo de disco duro es más rápido? ¿cuál es el mejor sistema de almacenamiento? ¿qué diferencia hay entre SSD, SSHD y HDD?

Twitter
Google +
Facebook

SSD vs SSHD vs HDD: ¿Cuál es el mejor sistema de almacenamiento?

Existen varios sistemas de almacenamiento: SSD, SSHD, HDD... Sin embargo, ¿cuál es el mejor? ¿SSD vs SSHD?, ¿SSHD vs HDD? ¿SSD vs HDD? La eterna pregunta.

Pues bien. La respuesta, tal y como seguro que ya imaginas, depende de las necesidades de cada usuario y de las características de cada disco duro, si bien, esperamos poder ayudarte lo máximo posible para que tomes la mejor decisión sobre cuál puede ser el mejor disco duro para ti.

Tipos de unidades de almacenamiento: HDD, SSD y SSHD

Entre los diferentes tipos de disco duro destacamos 3, de los cuales, te contamos cuales son los mas aconsejables dependiendo de lo que andes buscando.

HDD o Hard Disk Drive

HDD

El disco duro de toda la vida. Se trata de una unidad de disco mecánico. Un eje sirve de apoyo para que unos discos giren sobre él y un cabezal magnético se mueve para leer y escribir los datos en la superficie de estos.

SSD o Solid State Drive

SSD

En esta ocasión, los datos se almacenan en pequeños chips de memoria no volátil y se trabaja con impulsos eléctricos; no hay partes móviles por lo que el espacio es significativamente menor.

SSHD o Solid State Hybrid Drive

SSHD

Se trata de un sistema de almacenamiento híbrido que trabaja con las dos tecnologías anteriores en el mismo componente. Varios discos mecánicos trabajan junto con algunos chips de memoria similares a los de los sistemas SSD. Una controladora gestiona los datos, guardándolos en uno u otro sistema según la asiduidad con la que los consultes.

Capacidad de las unidades de almacenamiento

La mayor capacidad de las unidades de almacenamiento la conforman los HDD, seguidos de los híbridos SSHD. Los primeros alcanzan los 10 TB mientras los segundos sólo llegan, de momento, a los 2 TB. Los SSD, sin embargo, ofrecen una capacidad más limitada.

Velocidad de las unidades de almacenamiento

De la forma contraria, si deseas velocidad, los SSD son los sistemas de almacenamiento adecuados para ti. No tienen partes móviles por lo que las órdenes se ejecutan de manera instantánea, tanto la lectura como la escritura y la devolución de los datos. Cuando más se observa esta velocidad es al iniciar programas y arrancar el sistema, que queda listo en pocos segundos.

Le siguen los híbridos, pues cuentan con una parte que también permite una rápida ejecución.

Como es de esperar, los HDD, al contar con partes móviles, no tienen capacidad para correr tan rápido los datos. Eso sí, no todos los HDD son iguales y los que ofrecen altas prestaciones son bastante más rápidos que los que no.

Los hay también que, para ahorrar recursos energéticos ofrecen una velocidad más lenta.

Fiabilidad

Aunque por el momento no se puede confirmar a ciencia cierta -y sabiendo que cualquiera de los tipos pueden fallar por malas partidas o defectos de fábrica- lo lógico sería pensar que las SSD deberían durar más por el simple hecho de que no se puede dar fallo mecánico en ellos (el más común). Igualmente, montados en portátiles deben ser más resistentes a los golpes que se puedan dar.

Eso sí, sus celdas de memoria soportan un determinado número de operaciones. Cuando este se supera es cuestión de tiempo que los datos empiecen a verse afectados por fallos de lectura o escritura.

Parte mecánica de un HDD

Los discos mecánicos pueden sufrir averías mecánicas, sí, pero si no es así, serán más duraderos por lo que, cuidándolos como corresponde deberían ser mejores que los SSD y los SSHD en este aspecto.

La parte física

Si tienes un sobremesa seguramente te importe poco el peso y, sobre todo, el tamaño de la pieza. Sin embargo, en un portátil la cosa se puede complicar. Vas a encontrar los tres tipos de unidades de almacenamiento en tamaño pequeño, pero mira cuánto, cerciórate de que tu portátil puede cerrarse correctamente antes de comprar un HDD, un SSD o un SSHD.

En general, el problema te lo pueden dar los HDD y los SSHD pues los SSD sí son, por norma general, mucho más pequeños.

Consumo energético

Este no debe ser un factor relevante pues la diferencia entre un SSD y un hídrido o un HDD puede ser de un 10% más como máximo, lo que se corresponde con apenas unos minutos de batería en el caso de los portátiles o unos céntimos en la factura de la luz en el caso de los sobremesa.

Precio

Finalmente, puede que este pueda ser un condicionante, aunque te aconsejamos que no sea así. Elegir un disco duro adecuado debería satisfacer tus necesidades a largo plazo, por lo que te aconsejamos que elijas en función del resto de aspectos, pues son los que, al fin y al cabo, te serán de utilidad.

Aún así, tenemos que decirte que los SSD son los de precio más elevado, seguidos de los híbridos y con los discos duro de disco magnético a la cola.

Aunque los SSD han bajado de precio, los de gran capacidad aún son incomprables para la mayoría. Por el contrario, los HDD, que pretenden desaparecer a medio plazo, se están vendiendo cada vez más baratos.

Elegir el mejor sistema de almacenamiento

Sin conocer tu caso es muy difícil que podamos decirte compra este o aquel. En general, los híbridos ofrecen el mayor equilibrio, con buena capacidad y velocidad a un precio razonable.

Sin embargo, si tus actividades requieren de una alta velocidad no lo dudes y opta por un SSD, te prometemos que lo vas a notar.

Finalmente, no está de más volver a recordar que un HDD de altas prestaciones puede ser la mejor opción en la mayoría de los casos pues ofrece casi lo mismo que los SSHD pero con una mayor capacidad, durabilidad en buenas condiciones y un precio más bajo.