Nuestra mente como servidor de datos

Por Lucía Díaz el Dom 26 Ago 2018


Descubre cómo funciona nuestra mente como servidor de datos y en qué consiste el transhumanismo digital

Twitter
Google +
Facebook

Nuestra mente como servidor de datos

Nuestro cuerpo es una herramienta prácticamente perfecta que, haciendo uso de las tecnologías, puede convertirse en algo muy potente para la evolución. Cada órgano se comunica con el resto particularmente, de manera que conviven creando una perfecta sinapsis, al igual que los componentes de las máquinas entre sí. La tecnología de la conciencia se estudia para poder crear diferentes cuerpos armonizadores a nuestro alrededor. A esto se le denomina biocampo y en este post hablaremos acerca de las tecnologías que se están estudiando para evitar la pérdida de nuestros recuerdos y poder utilizar para ello nuestra mente como servidor de datos para otro tipo de cosas. 

Tecnología futurista de la vida

Cuando se comenzó a investigar y a trabajar en la tecnología, todos se enfocaron en las grandes empresas y los productos que les podrían interesar a ellos. Pero conforme el tiempo fue avanzando, los investigadores se dieron cuenta de que su objetivo debía centrarse en las necesidades de la vida diaria y que van surgiendo conforme pasan los años para el ser humano. Esto, además, debería de ir unido a la idea de que nuestro cerebro va deteriorándose con el tiempo y precisa de un servidor que mantenga nuestros recuerdos como datos físicos que perduren a través del tiempo.

No perder nunca nuestros recuerdos

Una vez que morimos, nuestro cerebro se apaga y, como en los ordenadores no se pierde la información, debemos buscar y encontrar una manera para que nuestros datos perduren en el tiempo. De momento, hay una empresa que dice estar creando una tecnología que podría hacer eso en un futuro no muy lejano. Ya se ha contado que el proceso que siguen es capaz de preservar un cerebro y poder realizar una recreación de su parte consciente, aunque el anfitrión moriría en todo ese proceso.

Esto lo hace una pequeña empresa fundada por ex-trabajadores del MIT y llamada Nectome. Lo que hacen es algo parecido a un embalsamamiento del cerebro mediante técnicas de alta tecnología. La idea es que en un futuro próximo se puedan crear formas de digitalizar la información a través de las sinapsis.

Por el momento, para esta nueva especie de transhumanismo digital sólo aceptan dinero de algunas personas que quieren preservar todo lo que contenga su cerebro, con la opción de que se les devuelva si cambian de opinión. El proceso parece ser que costaría unos 10000 dólares, aproximadamente. Está claro que muchos de nosotros querríamos guardar todos nuestros recuerdos eternamente, pero esto plantea el delgado límite que existe entre la tecnología y la vida natural que por tanto tiempo se ha impuesto y que nos ha hecho ser cómo somos. Esto conlleva una gran decisión que quizás no todo el mundo esté preparado para tomar. Por todo ello, se plantea la decisión de si debemos seguir estudiando nuestra mente como un servidor de datos, o si esto se pega con algún otro tipo de creencias. Ahí queda esa reflexión.