¿Qué es el DPI de un ratón?

Por El sabio informático el Dom 2 Jul 2017


Te contamos qué es y para qué sirve el DPI de un ratón, así como a cambiarlo a uno recomendado.

Twitter
Google +
Facebook

¿Qué es el DPI de un ratón?

¿Alguna vez has ido a comprar un ratón para tu ordenador y te has preguntado qué diferencia hay entre unos y otros? El DPI es una de las características que nos pueden aportar información sobre cuál es el ratón que nos conviene comprar.

DPI son las siglas de las palabras en inglés Dots Per Inch, y traducido al español es “puntos por pulgada”. Cuando hablamos del dispositivo de entrada llamado ratón, debemos entender que es la cantidad de puntos que el sensor del ratón reconoce en un espacio de la pantalla.

Cuando hablamos de impresión a más puntos por pulgada más calidad de imagen, sin embargo, cuando nos vamos al ratón a mayor DPI, no siempre obtenemos un mejor resultado, pues la eficacia de un ratón debe ir directamente relacionada con el tamaño y la resolución de la pantalla.

¿Quieres saber dónde puedes consultar el DPI del ratón?

Dependiendo del modelo y la marca del Mouse, la información del DPI puede estar disponible en un lugar u otro. Generalmente en uno de los siguientes lugares lo encontrarás:

  1. En la caja en la que tu ratón va empaquetado cuando lo compras, por lo general, cuando el DPI es fijo, ahí aparecerá.
  2. En el software del ratón, en caso de que tenga, podrás comprobar todos los parámetros.
  3. En la Web del fabricante encontrarás todos los datos relativos al modelo de tu ratón.

Cuando tenemos un mouse en el que el DPI no es fijo, nos va a permitir variarlo y adecuarlo a la pantalla que utilizamos. Esto no siempre es posible, normalmente sólo ratones avanzados dan esta posibilidad.

¿Quieres saber cómo cambiar el DPI de tu mouse?

Hay tres formas:

  1. Cuando el ratón lleva incluido un botón para cambiar los ppp (puntos por pulgada lineal), ajustar la sensibilidad es tan sencillo como pulsar el botón.
  2. Cuando el ratón no tiene botón debemos recurrir al software y ajustarlo allí. Este software puede venir en un CD cuando compramos el dispositivo o podemos descargarlo desde la web del fabricante.
  3. Cuando no contamos ni con botón ni con software, para usuarios de Windows, Microsoft facilita poder iniciar el Centro de Mouse y Teclado de Microsoft y desde Configuración básica ajustar la sensibilidad del mouse.

En este caso el ratón debe ser de Microsoft o compatible, de no ser así la aplicación no detectará el dispositivo.

¿Qué DPI es aconsejable o recomendado?

Cuanto mayor es el DPI del ratón más cantidad de puntos podrá diferenciar en la pantalla, lo que implica menor distancia entre ellos y mayor precisión del ratón.

Cuando estamos trabajando en una pantalla pequeña con un ratón con un DPI alto, la sensibilidad del ratón puede ser excesiva e impedirnos trabajar correctamente. Por tanto, a la hora de comprar un ratón deberíamos saber la resolución de la pantalla y su tamaño para calcular el DPI más adaptado.

El siguiente cálculo nos puede guiar para comprar un ratón con un DPI adaptado a la pantalla en la que lo queremos usar.

  • Conseguimos el DPI mínimo adecuado para un ratón añadiendo dos ceros a las pulgadas de la pantalla, pudiendo llegar al doble si queremos mejorar la sensibilidad.

Por ejemplo, si tenemos una pantalla de 15 pulgadas, el DPI mínimo aconsejable sería de 1500, y con un DPI de 3000 conseguiríamos mayor sensibilidad.

En resumen, si vas a comprar un ratón…

especialmente, si vas a comprar un ratón para gaming, busca uno en el que puedas ajustar el DPI y adecuarlo a tu pantalla.

Como te hemos explicado no siempre mayor DPI del ratón significa mayor precisión, por tanto, lo mejor es poder ajustarlo.

Quienes pueden necesitar un ratón con una buena precisión son principalmente, quienes utilizan el ratón para juegos (los gamers) o personas que trabajan con programas, por ejemplo, de edición de fotos que necesitan que el resultado sea detalladamente perfecto.

El hecho de ajustar el DPI del ratón a la pantalla en la que trabajamos es además una ventaja que nos ayuda a prevenir las lesiones por malas posturas de la mano, haciendo que una mejor precisión del ratón suponga un menor esfuerzo.